Errores e imposibles

Diego Uribe

Errores e imposibles
por Diego Uribe

Antes de que Rëutersvärd y Escher las promoviesen a la categoría de recurso artístico, las figuras imposibles gozaban de una tranquila vida como ignotos errores en la perspectiva. Bruno Ernst inventó el deporte de rescatarlos del anonimato: en sus libros aparecen antiguos ejemplos debidos a artistas famosos y desconocidos.

Esclusa, de Mariano Taccola

BibliOdyssey es un blog notable y poco convencional. Contiene reproducciones de viejas ilustraciones (grabados, acuarelas, tintas, hasta carteles impresos) que el blogmaster bucea en la web. Hace unos días presentó una serie de máquinas dibujadas por Mariano Taccola, un ingeniero militar que vivió en la ciudad de Pisa durante el Renacimiento. Una de las máquinas es una simple esclusa de riego, una versión un poco más grande pero no muy diferente a las esclusas de las acequias que abundan en Mendoza. Lo curioso es que el mecanismo para levantar la puerta de la esclusa es claramente una figura imposible, aunque posiblemente se trate de un error de dibujo. Tal vez Taccola intentó mostrar al mismo tiempo cómo el eje en el que se enrolla la cuerda atraviesa los dos parantes y el dibujo se le deformó tan fiero que la parte visible de la puerta de madera, que debería tener forma de rectángulo, más bien tiene la de una hoja de guillotina dispuesta a decapitar la corriente de agua. Pero, ¿para qué dibujó un parante más largo que el otro? Es difícil saberlo. Lo cierto es que el resultado es similar a una de las más divulgadas figuras imposibles. Esta figura tiene la característica de hacer rotar un plano, de manera que un piso, figura imposible mediante, se transforma en una pared.

Clic para ver más grande

La esclusa forma parte de un manuscrito de 1443 llamado Sobre las máquinas. Se lo puede encontrar aquí. La figura imposible está en la página 230. El manuscrito lleva el curioso subtítulo Primer libro del león. Segundo libro del dragón. Agregados. Tal vez el león y el dragón sean alegorías o metáforas fácil de comprender en la época. De hecho, en la página 151 aparece un dragón decididamente nada mecánico. En la página 115 hay una ilustración que, para mis ignorantes ojos, parece una máquina de movimiento perpetuo. Los lectores interesados quizás puedan detectar otros errores de dibujo (hay muchos) que formen figuras imposibles.

Queda una cuestión. ¿Por qué las figuras imposibles de Escher son arte y la de Taccola es apenas una equivocación? La diferencia es que Escher las redime de su condición de tal precisamente por que resalta el error, dándole significado, insertándolo en un entorno creíble para mostrar las consecuencias del mismo, cosa que Taccola jamás intenta. En otras palabras, la intención del artista transforma las equivocaciones en paradojas. Quien haya leído los libros de Bruno Ernst lo sabe.

Este mismo artículo se puede descargar en formato PDF. Para leerlo hace falta el Acrobat Reader.

PDF Diego Uribe: Errores e imposibles (155Kb)

Hacer un comentario

(no se publica)

Es posible que su comentario deba ser aprobado antes de la publicación. Sea paciente. Si lo desea puede usar un poco de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong> , pero si todo esto no tiene sentido actúe normalmente. Evite escribir todo con mayúsculas. Sea amable.


Esta es una anotación de juegosdeingenio.org, un weblog dedicado a los juegos de ingenio, los acertijos y todo lo demás. Debajo de algunas notaciones aparecen comentarios de otros lectores; usted puede dejar el suyo o bien escribirle directamente al responsable. Las anotaciones más recientes se pueden ver en la página inicial.