Los tres presos de Lacan (2)

Alejandro Donnantuoni

Los tres presos de Lacan (2)
por Alejandro Donnantuoni

El problema fue planteado tiempo atrás. Esta es la respuesta.

La respuesta propuesta por Lacan, aligerándola de toda la argumentación y comentarios fuera de la lógica (que en realidad es lo que más interesaba a Lacan), es la siguiente:

Cada detenido percibe dos discos blancos; puede decirse entonces que tiene dos posibilidades sobre tres de tener un disco negro, y solamente una chance sobre tres de llevar un disco blanco. Un cálculo puramente probabilístico lleva a decir «tengo un disco negro». Pero el razonamiento lógico dado por lo general es el siguiente: «Si yo tuviese un disco negro en la espalda, se dice el preso A, la solución para los otros es simple». En efecto, sobre ese supuesto, los presos B y C considerarían sólo dos opciones: N-N- B y N-B-B. Verían un disco negro y un disco blanco. Cada uno razonaría, se dice A, de este modo: «si yo a mi vez tuviera un disco negro es inmediato para el tercer jugador que él mismo porta un disco blanco». Esta hipótesis, la N-N-B, se resolvería de manera casi instantánea, en un tiempo T1.

Una vez transcurrido T1 sigue razonando A: ninguno de los dos dedujo N-N- B. Tanto B como C deberían concluir que la situación es N-B-B, y entonces salir, convencidos de tener un disco blanco. El jugador A decide esto al cabo de un tiempo T2. Y nadie se mueve.

Los tres presos siguen pensando, mirándose. Una vez transcurridos T1 y T2, el preso A observa que nadie se movió, por lo que concluye que seguramente él no es negro sino blanco, y que la situación es B-B-B. A esto se llega en un tiempo T3.

Establecida la equivalencia entre los tiempos y la solución global, una buena medida del tiempo transcurrido llevará a cada sujeto a la solución global correcta, y por deducción de lo que él ve de los otros dos a su solución personal correcta.

Se necesita T1 para descartar N-N-B, T2 para descartar N-B-B y T3 para concluir B-B-B.

Obviamente, el razonamiento que hace A lo hacen B y C; por eso después de cierto tiempo se abalanzan juntos a la puerta, con la respuesta correcta: tengo un disco blanco.

Pero, ¿qué pasa si T3 para el jugador A es percibido como un tiempo T2 por el jugador B? Este último estará razonando el paso 2, concluirá que es negro y se precipitará hacia la salida.

La solución no es estable y hay indeterminación lógica. El razonamiento propuesto es en realidad un sofisma; todo desface entre la percepción subjetiva de los tiempos T1, T2 y T3, y Lacan ofrece una brillante demostración, puede conducir al error a por lo menos uno de los tres presos.

Si no he malentendido la cosa, lo que se establece es que el surgimiento de un sujeto que se identifica —soy blanco— está fuertemente ligado, condicionado, por los otros que lo rodean, en la forma de una fuerte sugerencia: si estos tiempos lógicos, entre tres tipos que se están mirando y estudiando las espaldas, están señalados aún mínimamente por la marca común de un vacilar, en la intención de una salida, basta con dos escansiones para la verificación de los lapsos lógicos necesarios. Lacan los llamó: instante de la mirada, tiempo para comprender, momento de concluir.

1 comentario Hacer un comentario

  • 1. LAURA  |  Aug 14 2009, 5:30 pm

    0.o (n.n)

Hacer un comentario

(no se publica)

Es posible que su comentario deba ser aprobado antes de la publicación. Sea paciente. Si lo desea puede usar un poco de HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong> , pero si todo esto no tiene sentido actúe normalmente. Evite escribir todo con mayúsculas. Sea amable.


Esta es una anotación de juegosdeingenio.org, un weblog dedicado a los juegos de ingenio, los acertijos y todo lo demás. Debajo de algunas notaciones aparecen comentarios de otros lectores; usted puede dejar el suyo o bien escribirle directamente al responsable. Las anotaciones más recientes se pueden ver en la página inicial.